El Puerto de los Cisnes del Nuevo Reyno
Oscar Aleuy Rojas, Colaborador - 16-09-2013


En 1872 el almirante y explorador Enrique Simpson le dio el nombre de Puerto Cisnes al río por el que llegó al lugar, en medio del avance y el vuelo de cientos de cisnes blancos de cuello negro amarillento. En la playa del río vivía en una ruca el primer viviente del lugar de nombre Adán, y al verlo e imaginarlo ahí, de inmediato regreso a la infancia con ese libro tan especial entre mis manos: Robinson Crusoe. Unos veinte años más tarde llega procedente de Coyhaique don Moisés Rosales Fuentes buscando tierras y ocupación estable, levantando una choza en el sector conocido como El Aserradero, donde una vieja máquina permaneció varias décadas en el lugar cita entre el río y la bahía. En 1951 el sonriente y siempre bien acicalado Raúl Bécquer, a quien recuerdo de niño, se va a instalar a unos 10 kilómetros al sur de la costa del río en sector del valle Marta. El 52 se dirige donde funciona hoy la ciudad y levanta la primera casa efectiva. Van llegando don David Solís que en 1970 era el alcalde y había edificado una gran casa.

En 1953 comienzan a llegar los primeros colonos visibles y entonces ocurre la fundación del poblado con el nombre de Puerto Graciela en honor a doña Graciela Letelier esposa del Presidente Ibáñez. El 54 llega Camilo Raín desde Puerto Aysén y levanta su casa en Sotomayor esquina Cardenal Caro. También llega Teudolio Vargas desde Coyhaique, estableciéndose en su casa al final de Cardenal Caro. El 56 accede al lugar Armando Antiñanco contratado como inquilino en un predio cerca del mar. Al año siguiente hace su entrada a la comunidad Eugenia Pirzio Biroli de Godoy que se transformaría en una de las personas más importantes del villorrio al echar a andar la primera idea de englobamiento comunitario y motor social, recorriendo toda el área del puerto junto al padre Pedro Calvi a fin de reconocer sitios para albergar a jóvenes estudiantes que se integrarían al hogar de Cristo de Colina y a quienes traería hasta el puerto en un avión Catalina, en medio de un amarizaje poético y profundamente recordado. Serían ellos jóvenes colonos dotados de fueros especiales, destinados a la construcción de nuevas obras.

El 5 de Diciembre de 1957 la Obra Don Guanella comenzaba a construir con esos chicos una escuela con internado y una escuela agrícola, además de cabañas y un aserradero. El 7 de Febrero de 1958 el pueblo recibe del Ministerio de Tierras la primera manzana oficial destinada a la construcción de la Iglesia, a cargo del padre Calvi y también un internado cerca de la iglesia con capacidad para 100 niños. El arquitecto Oreste Di Prettis ofrece gratuitamente dichos proyectos. Con alternancia de semanas hace su entrada al pueblo Angel Morcio cuya llegada obedece a la puesta en marcha de la construcción de una fábrica, la que estuvo a cargo del técnico italiano en Construcción Abdenago Tagliani. En Noviembre del 58 un vapor atraca en el muelle y se dispone a descargar los materiales prefabricados para la iglesia y la escuela. Paralelamente se crea un Comité presidido por el Sargento Primero David Solís Medina y don Raúl Becker Cubillos quienes organizan beneficios para la escuela a cargo de Comité. El ruidoso vapor Austral hace sonar su silbato anunciando la preciada carga con el primer grupo de alumnos para la escuela agrícola a cargo del padre José Bogo. Acude oficialmente el practicante Robustiano Cordero que el padre Calvi solicitó expresamente al Departamento de Salubridad dependiente de Coyhaique.

En diciembre de 1958 el padre Calvi es nombrado representante especial en el área de Cáritas Chile, siendo él quien recepciona víveres y provisiones para la gente colonizadora. Aquel verano el regocijo y la unidad se hacen muy patentes entre esa gente que se avoca a la mística labor de construcción de la iglesia, especialmente concebida con ventanas de estilo gótico en el campanario central, mientras que en unos cuarenta días se habilita el internado para 130 alumnos y el contratista Tagliani dirige unos 2 mil metros cúbicos  de excavaciones. Por esos días se lee entre los grupos el siguiente comunicado del gobierno central: “Sólo pueden colonizar la provincia de Aysén las personas casadas, con familias y medios económicos”.

Grandes realizaciones suceden entonces: se creaba el Centro de Madres en enero de 1959, se organizaba una bodega de Inaco que es como la primera Eca del lugar, llamada Industria Nacional de Comercio, al practicante Cordero se lo nombraba Juez, se organizaba el primer club de huasos, se gestionaba la creación de la oficina del Registro Civil, la construcción del muelle y el aeródromo, ¡Grandes trabajos y menudos esfuerzos! Esta pista de aterrizaje se hizo con la participación de todo este grupo ya pueblero que se juntó y lentamente fueron despejando y talando, emparejando todo hasta alcanzar una visible franja de 800 metros en la ribera izquierda del río.

Cada vuelta de péndulo marque un progreso para la zona y la obra, decía la dedicatoria de don Gabriel Santelices, quien hacía llegar un reloj de regalo a la obra Don Guanella. Incluso el presidente de Chile, don Jorge Alessandri se hacía presente con esta nota: “Con profundo sentimiento, alegría y reconocimiento por la obra Don Guanella. Gobierno reconoce la colonización por jóvenes de la patria para que Chile sea grande”. Tan inmensa era la atracción que este germen ciudadano ejerció entre todos, que llegaron a inaugurarlo todo hasta el mismísimo Intendente Atilio Cosmelli Esteva y esposa, el comandante de carabineros el prefecto Felipe Sánchez, el capitán Oreste Salinas y el administrador apostólico Mario Zanetti, el ingeniero provincial Francisco Fernández, el director  de puertos Osvaldo Salinas, el ingeniero Ricardo Salinas, el agrimensor Juan Celedón, Pompeyo Moreau, Jefe de Endesa, Patricio Garretón Gobernador Marítimo, Carlos Fiutta comandante del patrullero, Sergio Vargas, gerente del Banco del Estado, Alberto Vásquez, notario de Aysén y el teniente Rodolfo Stange Oelckers.

El Divisadero TV
Teaser Documental Poético "Hacia el Cielo"
Ver todos
Noticias Recientes
Por cuarto año consecutivo Chile es elegido el destino aventura de Sudamérica
Joven de 18 años es asesinado en Puerto Aysén y otro permanece grave
Carabineros implementa Tenencia temporal en ramadas de El Claro
Investigan agresión con arma blanca en contra de un menor de edad
Portada
Cultura
Una mirada a la escena musical patagónica
Panoramas
Semana de la Arquitectura en la región de Aysén