El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Chile Chico se convierte en la cuna de Keóken, el vino más austral del mundo
Desarrollado y producido por el Instituto de Investigaciones Agropecuarias (INIA) en la latitud 46°32' Sur, permitió demostrar la factibilidad técnica de crear y elaborar un vino en la zona de microclima de Chile Chico, ampliando la frontera vitivinícola.
Redacción, Diario El Divisadero - 21-11-2017

Coyhaique-. En su reciente visita a la región, el Ministro de Agricultura, Carlos Furche, participó en el lanzamiento del vino más austral del mundo, que se produce en la localidad de Chile Chico, Región de Aysén.

“Keóken tiene un enorme valor simbólico, ya que es la primera producción de vino en la Patagonia Chilena, sumando aún más diversificación productiva a la agricultura regional. Sin duda, este vino tiene unas cualidades únicas, propio de la región, por la pureza de las aguas, del suelo, del aire, por las condiciones de humedad y temperatura tan singulares, así que esto es una nueva demostración del gran potencial de producción que tiene la región de Aysén”, indicó el Secretario de Estado.

Keóken, que significa amanecer en lengua Tehuelche, fue producido con uvas Sauvignon Blanc y uvas Pinot Noir para vino versión tinto, cepas que fueron plantadas en el centro experimental de INIA en Chile Chico hace 8 años.

“Este vino, que es de una calidad sorprendente, representa fielmente el espíritu de la Patagonia y ha permitido ampliar la frontera de la vitivinicultura nacional. Así como el INIA aportó al desarrollo frutícola de esta zona, en especial en la producción de cerezas, hoy estamos demostrando que es posible producir vinos de calidad en Chile Chico, en la latitud más austral del mundo donde hasta ahora se ha producido vino en origen”, expresó el Director Nacional del INIA, Julio Kalazich.

La autoridad destacó que “éste fue un verdadero trabajo en equipo de varios centros regionales y experimentales del INIA, encabezado por los investigadores Diego Arribillaga de INIA Tamel Aike, Marisol Reyes de INIA Cauquenes y el Coordinador Nacional de Fruticultura, Gabriel Selles, a quienes se sumó el enólogo Diego Morales. A todos ellos y a todas las personas que colaboraron en este gran logro los quiero felicitar y al mismo tiempo les quiero agradecer su labor y dedicación”, puntualizó.

Historia

“En el año 2000 el INIA inició la exploración de nuevas zonas para la viticultura nacional, en particular zonas que en esa época se denominaban frías. Este trabajo, sumado a los datos fenológicos que se han registrado desde los años 80, sobre más de 100 variedades de vid, permitieron seleccionar las variedades que presentaban un ciclo productivo más corto y que se adecuaban a zonas con menores sumatorias térmicas. Esta información y la red de estaciones meteorológicas que hoy maneja INIA hicieron factible determinar nuevas zonas y variedades posibles para ampliar los límites de la vitivinicultura nacional”, explicó Diego Arribillaga, investigador de INIA Tamel Aike.

Marisol Reyes, enóloga de INIA Cauquenes, agregó que “en el año 2016 se plantaron 8 variedades en La Araucanía y Chile Chico. En esta última localidad además, desde el año 2010, se ha llevado un registro de parámetros vegetativos y productivos de dos variedades de vid (blanca y tinta), con la finalidad de determinar su aptitud enológica; de lo que se ha concluido que es posible obtener azúcar necesaria para lograr una adecuada fermentación y por consiguiente un vino de buena calidad para ponerlo en el mercado a muy buen precio”.

En  este contexto nace Keóken, el vino más austral de Chile y del mundo; producido y embotellado en origen por INIA Tamel Aike, como resultado de un trabajo conjunto entre varios centros regionales de investigación de INIA.

Se trata de un desarrollo experimental, que permite demostrar la factibilidad técnica de crear y elaborar un vino en esta zona con microclima de la Provincia del General Carrera, en la Región de Aysén, diversificando así la oferta productiva al incorporar una nueva alternativa frutícola.

Hasta ahora, el vino más austral del mundo era uno producido en Alexandra, Nueva Zelandia, en la latitud 45°14’, algo más de un grado más al norte que Chile Chico donde se produjo Keóken.

Los nuevos pasos a seguir en este desarrollo, de acuerdo a lo expresado por los expertos de INIA, contemplan el establecimiento de 4 unidades de validación con al menos 8 variedades de uva vinífera en dos porta-injertos. En cada unidad se evaluará el establecimiento, crecimiento, fisiología, fenología, uso eficiente del agua, identificación y control de plagas y enfermedades, manejo de follaje, entre otros parámetros.

Cuando la producción de fruta sea óptima, se realizarán análisis de calidad de bayas, mosto y vino, mediante la implementación de una línea de procesamiento de la fruta (vinificación) para determinar las propiedades únicas y características de la fruta obtenida en cada zona. Del mismo modo el proyecto contempla un estudio económico con la prospección del rubro en la región de evaluación y la capacitación de futuros emprendedores que estén interesados en implementar un paquete tecnológico de producción vitivinícola en esta zona de la Patagonia chilena.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook