Frente Amplio ante visita del Papa: ''¿Se hará cargo del dolor provocado por miembros de su Iglesia?''
El conglomerado político recuerda que Aysén no ha estado ajena a denuncias por abusos al interior de instituciones católicas.
Redacción, Diario El Divisadero - 13-01-2018

Coyhaique-. “La visita del Papa Francisco a Chile no es tan solo un hecho mediático y religioso, es un hecho político, ya que las palabras y los gestos del Papa alentarán o silenciarán causas y problemáticas sentidas y sufridas por nuestro pueblo”.

Así parte la declaración dada a conocer por el Frente Amplio comunal Coyhaique, donde ese conglomerado político expresa su postura sobre la presencia del Papa en Chile. “En primer lugar tenemos que recordar que la Iglesia chilena tiene un historial o, más bien, un prontuario de continuos abusos de poder y de encubrimientos y complicidades con sus miembros y con otras instituciones de poder. Solo en los últimos quince años ha recibido 80 denuncias por abusos sexuales, entre los que se encuentran cuatro obispos, sesenta y seis sacerdotes, un diácono, dos consagrados y seis hermanos maristas. Más de una veintena de los casos corresponde a directores o profesores de colegios católicos”, detalla el FA.

Agrega que la región de Aysén lamentablemente no es ajena a estas situaciones. El caso más notable es el de las violaciones y abusos en el Hogar de la Obra Don Guanella, al que hay que sumar las denuncias contra profesores de religión en diversos establecimientos educativos y, últimamente, la actitud irresponsable del Obispo Luis Infanti al defender la posibilidad de que una persona condenada por abusos a menores y mayores de edad, pudiera ocupar un cargo de responsabilidad en la Iglesia de Aysén.

“Pero los abusos de poder no son sólo en el ámbito sexual. La Iglesia abusa de la confianza y de la generosidad de miles de personas, sobre todo de mujeres que le sirven gratuitamente y a las que ningunea y humilla. La Iglesia chilena no está a la altura de los tiempos y, atrincherada en posiciones moralistas, ultraconservadoras y patriarcal, se opone a que las personas podamos decidir por nosotros mismos acerca de cómo queremos amar, educar a nuestros hijos y vivir en libertad”, sentencia la declaración.

Añade que la Iglesia chilena es aún colonialista cuando no entiende ni apoya la causa del Pueblo Nación Mapuche y es racista cuando no defiende a los trabajadores pobres y a los pobladores y se sienta a la mesa de la clase alta y a la élite del empresariado chileno.

“¿Tendrá el Papa una palabra ante esta realidad que oriente a la Iglesia hacia el compromiso con el Evangelio liberador de Jesús de Nazaret? ¿Optará el Papa por un silencio permisivo de todas estas injusticias? A los Obispos y al empresariado que financian su visita, no quieren un Papa cercano a los Movimientos Sociales, defensor de la ecología social, le interesa, más bien, la presencia del Jefe del Estado Vaticano, figura mediática y con una autoridad moral que ningún otro líder mundial tiene en este momento. Y le interesa proyectar esa imagen para seguir validando su política elitista, autoritaria y conservadora”.

El Frente Amplio indica que por eso “han organizando una visita de espaldas a las bases sociales que mayoritariamente son creyentes, pero que son críticas porque sufren la opresión y tienen reivindicaciones, necesidades concretas y anhelos de liberación. En el Frente Amplio reconocemos que la espiritualidad puede convertirse en un camino de sabiduría y en una fuerza liberadora como lo demuestran las tradiciones ancestrales de nuestros Pueblos Originarios y la Teología de la Liberación. Pero una religión institucionalizada funcional al poder, que impone su moral excluyente y busca imponerse a toda la sociedad sin respetar la diversidad, termina por generar perversiones que esclavizan a las personas, frena, entorpece, y limita el desarrollo social de sociedades democráticas”.

Agrega que para la tradición católica existen los pecados de “palabra, obra y omisión”. Los obispos, sacerdotes, diáconos y los establecimientos educacionales católicos no han sido capaces de confesar sus delitos y de pedir perdón, “esperamos que el Papa Francisco lo pueda hacer en su nombre. Para alentar ese deseable gesto de dignidad, queremos solidarizar y alentar todas las manifestaciones que se están organizando para que Francisco aprenda a mirar la realidad chilena desde los ojos de las víctimas como es en el caso del cura Karadima y que tenga el valor de reconocer su equivocación en la situación que vive la Iglesia en Osorno con el Obispo Barros”, señala el FA.

Finalmente plantea una serie de interrogantes en torno a esta visita, “¿se hará cargo el Papa Francisco de estas experiencias dolorosas provocadas por miembros de su Iglesia?, ¿defenderá la Causa Mapuche con claridad denunciando los atropellos y violaciones a su cultura y denunciando la cruel represión a las comunidades; o la tortura, aplicada incluso hacia sus niños; o los asesinatos a sus representantes, todas éstas prácticas cometidas durante los Gobiernos democráticos, durante el actual Gobierno, del país que visita?, ¿reivindicará a la mujer como sujeto de derechos y no como objeto manipulable al que se puede denigrar, golpear y matar impunemente?”, concluye la declaración.

El Divisadero TV
Las casas más antiguas de Coyhaique
Ver todos
Noticias Recientes
Padre de joven desaparecido en Aysén asegura que la PDI habría ocultado pruebas
Promulgan decreto que crea Área Marina Costera Protegida en Tortel
PRI-D responde a Calderón: "Las obras le pertenecen a Chile, no a un gobierno"
Parque Patagonia: Federación de Turismo critica "señales confusas" del gobierno
Portada
Cultura
Katty Kowaleczko y Alejandro Castillo se presentarán este fin de semana en Coyhaique
Panoramas
Taller sobre el juego de La Taba patagona