Autoridades católicas y los abusos en Aysén
Colaborador, Colaboradora - 18-05-2018

Señor Director:

Sin duda el día de hoy se marca un precedente en el mundo católico, de la perseverancia de víctimas del abuso sexual, abuso de poder, encubrimiento y destrucción de evidencias cometidos por curas y sus representantes, como lo menciona textual el Papa Francisco en el documento que entrega a los Obispos, el primer día que se reúne con ellos en Roma. 

Sin embargo, no llama la atención la actitud de un grupo de estas autoridades católicas, que insisten en actuar con rebeldía, displicencia y actitud desafiante, ante su posición de participación de estos delitos cometidos en el grado directo de encubrimiento e incluso desde la responsabilidad del “desconocimiento” de lo que estaba sucediendo en su ciudad. 

Es así que como en nuestra región, y bien es sabido, mucho hay que decir, a través de al menos un intento de reparar, a través de la renuncia de los obispos presentada, siendo costos mínimos de lo sufrido por aquellos que eran niños vulnerables que fueron abusados brutales en la Villa San Luis por el año 90, (http://www.achnu.cl/2011/06/06/reportaje-denuncia-brutales-abusos-en-hogar-de-coyhaique-es-hora-de-reaccionar/) siendo hoy, personas adultas que han tenido que vivir con el recuerdo, el dolor y la sensación de injusticia de estos agresores que eran parte de la protección del hogar de algunos curas que ya fallecieron y otros que, aún al día de hoy, siguen estando vinculados con niños y niñas, sin asumir responsabilidades en los que les compete, mostrando impunidad frente a estos delitos cometidos. 

José Andrés Murillo, víctima del Caso Karadima, estuvo en nuestra región en el año 2012, asistiendo a un seminario para prevenir el abuso sexual a niños y niñas, donde no se vio presencia de los representantes de la Iglesia Católica, contradictorio cuando es parte mayoritariamente de nuestra cultura chilena y conoció este brutal acontecimiento en este hogar de menores, razón suficiente para haber estado presente. 

Pues bien, nunca es tarde para buscar justicia, sobre todo para los niños y niñas que fueron víctimas de la Villa San Luis, que hoy son adultos, y este gesto les dé la tranquilidad, de esta necesaria “remoción” como lo menciona el Papa Francisco o limpieza, a mi entender, que deberá al menos remover la conciencia de aquellas personas que fueron participe con grados menores de poder, pero con complicidad absoluta, dar un paso al lado y guardar distancia de los que hoy son niños y niñas, desprovistos de una protección familiar y que, sin elección, caen en las manos de quienes se aprovechan de estas condiciones, siendo insanos mentalmente y no sigan siendo delincuentes sexuales encubiertos, que se amparan en la justicia divina, que nunca llegó para muchos.

 

Macarena Núñez R.

Nutricionista

El Divisadero TV
Expo Tuning en Liceo República Argentina
Ver todos
Noticias Recientes
Guías de Montaña se capacitan en seminario organizado por PER Turismo
UDI organizó taller en que se analizaron ejes de desarrollo de la región de Aysén
Médico veterinario Fabián Saavedra asume la dirección del Liceo Agrícola de la Patagonia
Estudiantes de Coyhaique obtienen el tercer lugar en Torneo de Debates en Punta Arenas
Portada
Cultura
Los talleres del área formativa que trae el festival Patagonia en Escena 2018
Panoramas
Muestra museográfica en Villa Mañihuales