Pobreza, desarrollo y la realidad del día a día
Redacción, Diario El Divisadero - 22-08-2018

Hoy seguramente comenzaremos a informarnos más en profundidad sobre las recientes cifras dadas a conocer por el Gobierno respecto a los indicadores de pobreza que arrojó la última encuesta CASEN 2017, donde Aysén la segunda tasa más baja del país.

Pero no podemos perder de vista el sentido de la pobreza ni menos dejarnos llevar por un postizo exitismo en tormo a esa realidad. Siempre hemos sostenido que ser pobre en Aysén no es lo mismo que serlo en regiones con climas más benignos y costos de vida más bajos que los existentes acá.

No es un misterio que este Gobierno debe enfrentar problemas sociales severos que se han ido heredando a través del tiempo y que ninguna administración ha logrado enfrentar con la rapidez y la convicción que el caso amerita. Y es que la desigualdad, la mala distribución del ingreso, la discriminación salarial con la mujer y los jóvenes, y muchos otros problemas que todos los Gobiernos han reconocido que existen, llegan a un mismo destino, seguir aumentando de manera grosera y peligrosa la brecha que existe entre los más ricos y los que menos tienen, una realidad vergonzosa.

Por esta realidad, Chile ha recibido varias advertencias y pese a ser una nación que se ha sometido a las exigencias que se hacen para incorporarse a las grandes ligas de la economía mundial, no ha logrado avanzar en este ámbito. Pese a las cifras oficiales de crecimiento económico, exiguas pero azules, una baja tasa de desempleo, creación de nuevas fuentes laborales, mejoramiento salarial y la implementación de diversos programas y políticas públicas orientadas a los más vulnerables, a fomentar el emprendimiento y la innovación, aún hay muchos/as aiseninos y aiseninas y millones de chilenas y chilenos, que ven en el actual modelo económico imperante una cara agresiva, desvinculado de sus problemas y aspiraciones. Aún hay empresas que quiebran porque el mercado simplemente las devora, pero poco se repara o se visibiliza la realidad de quienes quedan desempleados a consecuencia de esos descalabros económicos.

No debemos perder de vista ni menos minimizar que hay personas de todas las creencias y convicciones morales, éticas, filosóficas y doctrinarias que ven en el individualismo y la incapacidad de escuchar y dialogar, una amenaza para la convivencia ciudadana. Son ciudadanos/as que ven en la inequidad y la desigualdad, otro peligro social, que ven en las dificultades para acceder a una mejor salud, educación, justicia y trabajo, un obstáculo a veces demasiado difícil de sortear, en definitiva, que sienten que el modelo no funciona y que los gobiernos de turno no han hecho grandes esfuerzos para revertir esa realidad, sino que se han limitado a reconocerla y a comprometer acciones para evitar que se profundice.

En lo regional, las demandas ciudadanas se relacionan fundamentalmente con el legítimo anhelo colectivo e individual de acceder a mejores condiciones de vida, es decir, a un desarrollo con rostro humano y palpable para todos y todas.

Por eso siempre es bueno recordar el permanente llamado a pensar el desarrollo y el crecimiento de Chile con criterios donde la inequidad, la mezquindad y las ideologías no sean factores protagónicos. El país, sus autoridades y todos los actores, deben ser capaces de mirar hacia el futuro y pensar en el tipo de nación que queremos construir a todo nivel y en esa mirada, incorporar las particularidades de cada región.

El Divisadero TV
Teaser Documental Poético "Hacia el Cielo"
Ver todos
Noticias Recientes
Puerto Aguirre: adulto mayor habría fallecido por hipotermia
Entregan trabajos de seguridad vial en El Blanco
Convierten sitio eriazo en cancha de pasto sintético en Chile Chico
Bienes Nacionales devolverá más de $17 millones a familias de Aysén
Portada
Cultura
Lanzan "Chile en la Era del Hielo": La prehistoria como nunca antes la viste
Panoramas
Semana de la Arquitectura en la región de Aysén