La marcha del Gobierno
Redacción, Diario El Divisadero - 24-08-2018

Se cumplirán seis meses de gestión del Gobierno que lidera el Presidente Sebastián Piñera, y ya comienzan a notarse algunos matices del sello que quiere darle a su mandato. Desde el 11 de marzo último, comenzaron a validarse nuevos sueños y anhelos por parte de la ciudadanía, que con su voto optó por el actual Gobierno, por lo que esos electores y la comunidad, más allá de su preferencias políticas, esperan que comiencen a ejecutarse las acciones más efectivas y acertadas para enfrentar los problemas de país y que esas medidas se transformen en un impacto potente en toda la nación y generen un efecto de bienestar permanente en sus habitantes. 

Y es que algunas exigencias ciudadanas históricas están absolutamente validadas y pendientes y además el sello de la comunidad se ha transformando en un ícono del sentir ciudadano que hoy clama por más descentralización y regionalización y por políticas públicas efectivas para atender las necesidades de las personas en los más diversos ámbitos. En el caso de Aysén, y dada la fuerte dependencia de la inversión estatal, tanto la ciudadanía como el sector privado esperan que no se cometan los errores de anteriores gobiernos y que la siempre limitada o esquiva autonomía presupuestaria regional, se siga siendo un obstáculo para el desarrollo regional. Al contrario, todos anhelamos que el Gobierno facilite el desarrollo local y no lo entorpezca con argumentos y acciones mezquinas y alejadas de la realidad territorial.

Y hablamos de temas tan domésticos como que las licitaciones se concreten en los tiempos debidos, que la inversión estatal de materialice sin obstáculos burocráticos y que las expectativas ciudadanas, sean prioridad para que la chequera fiscal pueda atenderlas y así los proyectos más demandados por la población comiencen a concretarse y a marcar diferencias y a generar nuevos empleos.

Por años se ha señalado que los gobiernos de turno van a ser fuertes promotores de la descentralización, pero la realidad demuestra otra cosa y pasar de la teoría a la práctica ha sido la gran deuda de las últimas administraciones. Por esta misma razón, la credibilidad colectiva tiende a resentirse y a focalizarse en la máxima del “ver para creer”, aspecto que naturalmente condiciona fuertemente el grado de confianza que la gente otorga al oficialismo.

Mostrar con hechos que se pueden marcar diferencias es una tarea pendiente y para un Gobierno que recién parte, puede representar incluso hasta una gran oportunidad para potenciar su nivel de adhesión. 

La gente espera que las promesas y los anuncios se materialicen, que las políticas de desarrollo definidas por el Gobierno comiencen a mostrar sus frutos lo antes posible, o por lo menos a implementarse. Lo contrario genera desazón, escepticismo, frustración y oposición, y claramente que al oficialismo no le interesa ni le conviene políticamente, enfrentarse a ese escenario.

Gobernar es un tema complejo, es una acción cotidiana que pone a prueba la credibilidad pública y la confianza ciudadana, y más allá de cualquier consideración, el hacerlo bien, regular o mal, son factores perfectamente palpables por la gente que se ponen en valor o se deterioran día a día.

El Divisadero TV
Expo Tuning en Liceo República Argentina
Ver todos
Noticias Recientes
Guías de Montaña se capacitan en seminario organizado por PER Turismo
UDI organizó taller en que se analizaron ejes de desarrollo de la región de Aysén
Médico veterinario Fabián Saavedra asume la dirección del Liceo Agrícola de la Patagonia
Estudiantes de Coyhaique obtienen el tercer lugar en Torneo de Debates en Punta Arenas
Portada
Cultura
Los talleres del área formativa que trae el festival Patagonia en Escena 2018
Panoramas
Muestra museográfica en Villa Mañihuales