Presupuesto y dependencia fiscal: Una realidad que hay que enfrentar
Redacción, Diario El Divisadero - 05-09-2018

A propósito de la discusión presupuestaria 2019 y de la controversia que se ha generado en torno a los montos que definitivamente se asignarán a la región de Aysén, es sumamente válida la inquietud que han manifestado los consejeros y consejeras regionales en torno a este tema ya que la incertidumbre es sin duda una pésima aliada.

Pero no debemos perder de vista que ad portas de cumplirse los seis meses gestión del actual Gobierno, el Ejecutivo debe dar una señal contundente al respecto ya que si bien hay declaraciones de buenas intenciones, ya que la preocupación por el tema presupuestario también incumbe a la ciudadanía y en un territorio donde la inversión estatal es sumamente potente, más aún inquieta que los recursos fiscales se vean reducidos o recortados el próximo año.

El impacto de una decisión como esa hoy nadie está en condiciones de dimensionarlo, pero tampoco se aprecian definiciones o señales de tranquilidad por parte de las autoridades gubernamentales. Peor aún, el Presidente del CORE ha señalado enfáticamente que el Plan Especial de Desarrollo de Zonas Extremas, PEDZE, tampoco tendría continuidad y es evidente que la región y su gente pueden palpar y sentir los resultados de ese instrumento que ha permitido materializar acciones concretas, proyectos en ejecución o en proceso de ejecución e implementación, que abordan sentidas necesidades ciudadanas, como agua potable rural, alcantarillado, saneamiento sanitario, obras viales y muchas otras necesidades que se han ido atendiendo paulatinamente a través de este plan especial. 

Entonces si el PEDZE ha sido un buen instrumento, cómo justificar su término. Todos tenemos absolutamente asumido que aún existe en Aysén una excesiva dependencia de la inversión pública, lo que tiende a provocar algunas distorsiones complejas del verdadero escenario económico territorial, tanto en temas de crecimiento como de generación de empleo. No debemos olvidar que en la región prácticamente todo depende de manera directa o indirecta, de los recursos estatales; desde el empleo de emergencia, hasta algunas situaciones o variables más complejas que serían largo enumerar. 

Y es que la fuerte dependencia que tiene la región de la inversión fiscal, nos lleva a concluir que definitivamente se deberán diseñar políticas gubernamentales que permitan fomentar más y mejor la inversión privada. Hay que terminar esa dependencia y comenzar a incentivar una dinámica económica distinta, menos subalterna de lo fiscal y más proactiva, única manera de dejar atrás ese asistencialismo que tanto nos marca como región.

Si bien existen instrumentos que apuntan en esa dirección, aún parecen ser insuficientes para lograr desequilibrar las estadísticas y ponerlas por lo menos en una paridad con la inversión privada. Y son los propios privados los que sostienen que se requieren medidas rápidas y efectivas, quizás con la figura formal de incentivos o bien a través de la creación de nuevos instrumentos de fomento, para ir así sacando del lenguaje regional el concepto de subsidio. Creemos que es momento de reconocer que varios beneficios estatales deben ser revisados a fondo y en algunos casos reformulados, esto último por su cuestionada y nula efectividad. 

Los que no están funcionando bien, vale decir con el efecto que Aysén y su gente necesitan, deben adecuarse a las necesidades de los inversionistas, porque finalmente son ellos los destinatarios de estos instrumentos y los llamados a generar nuevos y mejores empleos.

Y es que esta realidad, debiera unir a nuestros parlamentarios en torno a un objetivo común, y asumir un verdadero protagonismo para encabezar una gestión que reconozca que ha llegado el momento para revisar con más rigurosidad nuestra proyección productiva, de incentivar con estímulos realmente tentadores a los inversionistas privados y el momento para demostrar, a la luz de toda esta excesiva dependencia estatal, que Aysén requiere del diseño de políticas económicas especiales y de un reconocimiento de zona económicamente sensible y dependiente, para poder así comenzar a pensar que nuestras fragilidades algún día dejarán de serlo y darán paso a un modelo de desarrollo más fuerte y capaz de enfrentar sin sobresaltos los vaivenes que a futuro se nos presenten.

El Divisadero TV
Teaser Documental Poético "Hacia el Cielo"
Ver todos
Noticias Recientes
Por cuarto año consecutivo Chile es elegido el destino aventura de Sudamérica
Joven de 18 años es asesinado en Puerto Aysén y otro permanece grave
Carabineros implementa Tenencia temporal en ramadas de El Claro
Investigan agresión con arma blanca en contra de un menor de edad
Portada
Cultura
Una mirada a la escena musical patagónica
Panoramas
Semana de la Arquitectura en la región de Aysén