La situación fiscal 2018 heredada obliga a ser responsables y visionarios
Fernando Camiruaga Izurieta - Asesor Regional de Hacienda
Columnista, Colaborador - 12-09-2018

A raíz de distintas iniciativas que han sido discutidas en el Parlamento en los últimos días, tales como salario mínimo -aprobado el pasado miércoles 5 en el Senado- y reforma tributaria, el Ministerio de Hacienda ha captado el interés de los medios de comunicación. La realidad de estas iniciativas del Gobierno del Presidente Sebastián Piñera, lejos de representar soluciones antojadizas, es que están relacionadas de manera directa con crecimiento económico, generación de empleos y recaudación de impuestos.

Para la toma de decisiones en la cartera de Hacienda, encabezada por el ministro Felipe Larraín, y seguido por el subsecretario Francisco Moreno, quien la semana pasada visitó la Región de Aysén, se hace necesario tener en consideración la situación fiscal actual, así como los efectos que puede tener la implementación de determinadas políticas públicas.

La situación fiscal heredada por el actual Gobierno habla que durante los años 2014 y 2018 existió decrecimiento del país, donde el empleo, la inversión privada, la deuda pública y la confianza por parte de las empresas, fueron llevando a Chile a una situación poco beneficiosa para la administración entrante.

En el desglose de cada uno de estos componentes es posible apreciar que durante los últimos cuatro años, según indicadores del INE, disminuyó el ritmo de creación de empleos asalariados, pasando a ser el sector público el mayor generador de nuevos empleos por sobre empresas privadas. Esto conlleva a trabajos acotados a programas y proyectos, limitando de esta forma la creación de empleos estables; además de hablar sobre el estancamiento de la economía, ya que una economía que crece necesita más trabajadores en el ámbito privado.

En esa misma línea, se puede ver en indicadores del Banco Central de cómo la inversión privada disminuyó a tasas de hasta -4,8% el año 2014 (llegando a un promedio de inversión de -1,7% en el periodo 2014-2017) comparado con el periodo presidencial 2010 a 2013 que alcanzó un crecimiento promedio de 10,9 por ciento. Siguiendo la misma lógica un país que crece es el que invierte en maquinaría, infraestructura, tecnología, servicios y que de esa forma activa el comercio y la creación de empleos, tanto directos como indirectos.

Lo más relevante son los indicadores que muestran un aumento del gasto público en comparación al crecimiento promedio del producto interno bruto (PIB). Ello da cuenta de la poca sustentabilidad para un proyecto país, ya que hasta en los temas más domésticos es insostenible gastar más de lo que se produce, puesto que ello conduce a la quiebra o, en su defecto, al endeudamiento. Es así como este Gobierno recibió un país que gastaba 2,2% más de lo que producía.

En este contexto es necesario hacer las lecturas de las propuestas hechas por el Ministerio de Agricultura durante las últimas semanas. Un aumento histórico propuestos por el Gobierno al salario mínimo, primeramente, a septiembre con un aumento a $288.000 y a partir de marzo 2019 a $301.000. Este aumento seccionado (plurianualidad) se justifica en fomentar la generación de nuevos empleos en una economía decaída, junto a responder a la creación de nuevos, más y mejores empleos tal como se comprometió en este programa de Gobierno. Adicionalmente se busca no generar una discusión política por la renegociación del salario mínimo ad portas de las elecciones de Gobernadores regionales, a llevarse a cabo por primera vez durante el próximo año 2.019.

Por otro lado, la presentación de una nueva reforma tributaria no pretende derribar la presentada durante el Gobierno anterior, sino que viene a proponer mejoras para revertir los malos resultados obtenidos con la reforma actual; malos resultados tales como un bajo crecimiento de la economía del país, baja recaudación fiscal en donde no se alcanzó a recaudar las metas fijadas por la misma reforma, y un bajísimo crecimiento por parte del sector privado (pequeña, mediana y gran empresa).

Todo esto nos lleva a pensar que la nutrida agenda que ha tenido nuestro Gobierno durante las últimas semanas va a dirigir el anhelado crecimiento que se quiere recuperar; fin que pareciese estar bien encaminado, prueba de ello, la semana recién pasada el Banco Central por segunda vez en este año vuelve a subir las expectativas de crecimiento entre un 4% y 4,5%, proyecciones que más allá de determinar el éxito del Gobierno, van a determinar el éxito y desarrollo del país y sus habitantes.

El Divisadero TV
Teaser Documental Poético "Hacia el Cielo"
Ver todos
Noticias Recientes
Puerto Aguirre: adulto mayor habría fallecido por hipotermia
Entregan trabajos de seguridad vial en El Blanco
Convierten sitio eriazo en cancha de pasto sintético en Chile Chico
Bienes Nacionales devolverá más de $17 millones a familias de Aysén
Portada
Cultura
Lanzan "Chile en la Era del Hielo": La prehistoria como nunca antes la viste
Panoramas
Semana de la Arquitectura en la región de Aysén