El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
A cinco años del Movimiento Social de Aysén
Redacción, Diario El Divisadero - 15-02-2017

Se acaban de cumplir 5 años del Movimiento Social y por cierto que siguen muy vigentes en la memoria colectiva, una serie de procesos y de transformaciones que están aún en desarrollo y que han marcado pautas importantes en cuanto a la relación Ciudadanía-Gobierno-Política, la que claramente comienza a sustentarse en nuevos paradigmas donde el aporte y la participación de la comunidad es fundamental.

Y no circunscribimos el comentario solamente a un tema en particular, sino que a varios otros aspectos del quehacer social que han dejado una impronta potente en la ciudadanía. Por ejemplo la creciente preocupación e interés de la comunidad por los temas medioambientales, por la desigualdad y las conductas turbias o poco transparentes en las que han incurrido referentes económicos, como el avícola, farmacéutico y varias otras demostraciones de malas prácticas empresariales.

La inquietud por un salario mínimo verdaderamente ético, por el reconocimiento legal y efectivo a los pueblos originarios, en síntesis, por una gran diversidad de materias que son preocupación constante de la gente y de los medios de comunicación, que también se han visto en la necesidad de modificar las prioridades de sus pautas informativas ante la irrupción de nuevas expresiones ciudadanas de profundo contenido noticioso.

Esta nueva realidad nos lleva a concluir que en nuestro país y en la región de Aysén, aún hay mucho que hacer para buscar soluciones urgentes a los problemas de la gente. Falta de trabajo decente, acceso a una educación de calidad, mejor atención de salud y otras demandas ciudadanas siguen siendo un sentido anhelo para miles de aiseninos y aiseninas. No obstante, debemos reconocer que hay ámbitos en los que se ha avanzando significativamente y se han cumplido compromisos políticos asumidos por los últimos Gobiernos.

Creemos que los énfasis deben ponerse, hoy más que nunca, en fortalecer eficientemente el capital humano en su más amplia expresión, lo que tiene que ver no sólo con el crecimiento económico, sino que también con su distribución y la capacidad de acceder a nuevas formas de vida y brindarle a las personas, más y mejores oportunidades para superarse y crecer socialmente.  No podemos perder de vista que dentro de las posibles amenazas de la crisis, los jóvenes tendrán mayor dificultad para encontrar trabajos estables y decentes. Por ello se requieren señales claras y planes muy bien definidos para no sufrir mayores turbulencias.

Las habilidades de la población y su mayor interés por su perfeccionamiento, son una plusvalía tremenda cuando el trabajo escasea, pero para ello se requiere además programas de estudio de calidad, capacitación de buen nivel y acorde con las necesidades territoriales, se requiere también de acuerdos sociales y de estímulos claros, que finalmente respalden los notables esfuerzos que realizan los hombres y mujeres que anhelan una mejor calidad de vida, un mejor pasar.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook