El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
La tuberculosis nunca ha sido erradicada
Carmen Monsalve Gómez - Enfermera universitaria - Encargada Programa Control de la Tuberculosis
Servicio de Salud Aysén, Columnistas - 22-03-2017

El 24 de marzo del año 1882, Robert Koch presentó su trascendental descubrimiento, había encontrado el agente causal de una de las pestes más antiguas y mortales de la historia de la humanidad, la tuberculosis. En adelante, se ha conmemorado ese día, como el día internacional de la tuberculosis, sentando las bases más sólidas para el desarrollo de la “lucha antituberculosa” a nivel mundial, y que hasta el día de hoy, persiste.

En Chile, desde fines del siglo XIX hasta mitad del siglo XX, la tuberculosis constituía una de las más grandes preocupaciones, provocando cerca de 300 muertes por cada 100.000 habitantes. A inicios del siglo XX con la crisis del salitre, que afectó económicamente a los más desprotegidos, se comienza a evidenciar la importancia de las determinantes sociales (hacinamiento, pobreza, bajos ingresos), como riesgo para padecer esta enfermedad. Se comienza a estructurar la primera política antituberculosa, liderada por los más pragmáticos, que consistía principalmente en la construcción de sanatorios para aislar al enfermo, construyéndose el primero en la ciudad de Valparaíso el año 1942.  Paralelamente, los utopistas (a la sombra del desarrollo de la caja de seguro obrero), votaban por atacar esta problemática de fondo, es decir, abogaban por una política que permitiera mejorar la calidad de vida de los más desprotegidos, a fin de disminuir las factores de riesgo que hasta ahora se conocían, y parecían ser determinantes en el desarrollo de la enfermedad. Ellos proponían una política que considere la disminución de la jornada laboral, mejores sueldos, mejor alimentación, mejores viviendas, acceso gratuito a tratamiento y atención en salud, entre otros, lo que luego sentaría las bases para el desarrollo de políticas antituberculosas a nivel mundial.

Con el descubrimiento del efecto antibiótico de la estreptomicina, en el año 1950, comienza el desarrollo de la política antituberculosa de 2° generación, avanzando hacia la combinación de terapias que tendrían un importante impacto en la disminución de la morbilidad y mortalidad a nivel mundial. Posterior a ello, en el año 1973, en nuestro país, se elabora el primer programa de control de la tuberculosis, centrado en la equidad, inserto en todos los niveles de atención, con descentralización técnica pero centralizado en lo normativo, lo que con el tiempo se fue fortaleciendo hasta generarse la primera norma en temas de salud-enfermedad en nuestro país. Esta normativa, modificada a lo largo de los años, aún mantiene su idea fuerza y central, es decir, beneficia a todas las personas del territorio nacional, independiente de su nacionalidad o condición previsional, es decir, contempla gratuidad en todas las acciones: sospecha, seguimiento, diagnóstico, tratamiento, estudio de los contactos y exámenes.

Sin duda, el avance en esta política, una de las más antiguas en el sector a nivel país, permitió que hoy en día nos posicionáramos dentro de los países con más baja incidencia a nivel mundial, y acercarnos a ser considerados como tal, de acuerdo a los parámetros definidos por la organización mundial de la salud (OMS). Dato importante, si consideramos que en el último mes, la OMS ha incorporado a la tuberculosis como una de las 10 enfermedades que actualmente, causa más muertes en el mundo.

A pesar de lo anterior, la inequidad persistente en nuestro país (determinantes sociales que constituyen, entre otros, uno de los factores de riesgo más  importantes para adquirir esta enfermedad), ha hecho que esta enfermedad se presente con incidencias muy diferentes a lo largo del territorio, en tanto que algunas regiones, como en el área oriente de Santiago, la incidencia de la tuberculosis es comparable a la de los países más desarrollados de occidente, en otras, como Arica, las cifras son similares a las peores de los países de África o del Sudeste asiático.

En nuestra región particularmente, hemos visto un comportamiento mantenido, con un descenso progresivo del total de casos por año. Pasando de un total de 93 casos en el año 1981, a un total de 9 casos en el año 2016. El hecho de que la cantidad de afectados detectados por esta enfermedad, sea considerablemente menor que en años anteriores, no quiere decir que efectivamente sea una enfermedad que esté desapareciendo en nuestra región, al contrario, debe constituir una alerta para los equipos de salud y para la comunidad informada, considerando que por la alta contagiosidad, lo esperable es que el número de casos aumente, a fin de encontrar tempranamente a las personas infectadas y enfermas para tratarlas y avanzar en romper la cadena de transmisión, lo que constituye un desafío a nivel mundial.

Frente a esta realidad, es necesario que los ayseninos nos informemos responsablemente, que sepamos que la tuberculosis nunca ha estado erradicada ni en nuestra región, ni en chile, ni en ningún lugar del mundo, que es una enfermedad latente y que se puede contagiar a través de las gotitas de saliva que contienen las bacterias responsables de enfermar, que puede afectar a cualquier órgano del cuerpo, y que es contagiosa cuando se aloja en los pulmones, que puede ser mortal si no se trata adecuadamente, y que con el tratamiento protegemos al enfermo y al resto de la comunidad, eliminando el riesgo de contagiar, y lo más importante, que todas las acciones orientadas a la sospecha, diagnóstico, tratamiento y seguimiento, son completamente gratuitas para todos y sin distinción.

El llamado a la comunidad es a ser responsables con nuestra salud y con la salud de los demás. La detección de esta enfermedad es tan simple como consultar en su centro de salud más cercano si en las últimas 2 semanas ha tenido tos con desgarro, solicitar su baciloscopía (examen de expectoración) y descartar que se encuentre enfermo de tuberculosis, porque como ya sabemos, la tuberculosis aún existe, pero juntos podemos eliminarla.

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook