El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Hacia una nueva ley de medios de comunicación
Elías Muñoz Oyarzo, Colaborador/Columnista - 19-06-2017

Para nadie es un misterio que en tiempos de elecciones se levantan todo tipo de ofertas destinadas a interpretar lo que la ciudadanía pide y exige. Lo que cambia son las maneras en las que se buscan implementar. Mientras unos justifican todo a través del crecimiento y el mercado, hay otros que piensan que puede existir un modelo distinto, donde la equidad económica y la justicia social les lleguen a todos, con una participación importante del estado.

De este modo y una vez más un tema que no estará ausente es una nueva constitución para Chile, materia que sin duda se tomará el programa de los presidenciables. Algo se ha avanzado con los encuentros constituyentes, donde participaron más de 200 mil chilenos y chilenas, además de 17 mil personas de pueblos originarios. Pero queda por consolidar esa participación a través de una Asamblea Constituyente.

Hay que recordar que nuestra actual carta fundamental tiene un origen antidemocrático y contiene una ideología que no es otra que el neoliberalismo pinochetista a ultranza. Tras surgir en Dictadura carece de legitimidad, impuesta en un ambiente de terror, tortura, ejecuciones, muertes, desapariciones y exilios. En un ambiente que arrasó a sangre y fuego con el gobierno constitucional de Salvador Allende y cuyos herederos pululan todavía por el Congreso y en distintos cargos públicos, incluso muchos de sus hijos son ahora mismo candidatos presidenciales.

Por eso en nuestra nueva Constitución debemos recuperar todo aquello que Pinochet le arrebató al pueblo, donde se privatizó la banca, la educación, la salud, la previsión, el agua, la energía, el transporte, el cobre, las riquezas del país e incluso los medios de comunicación. Quiero detenerme en este último aspecto: los medios de comunicación social y su propiedad.

El artículo 19 Nº 12 señala que “toda persona natural o jurídica tiene el derecho de fundar, editar y mantener diarios, revistas y periódicos, en las condiciones que señale la ley” y añade previamente que “la ley en ningún caso podrá establecer monopolio estatal sobre los medios de comunicación”.

Y es al menos curioso, porque una persona natural sí puede tener monopolio, como existe hoy con dos grandes cadenas de diarios, con ideología más o menos similar. Es decir, hoy en Chile todos los medios de comunicación se encuentran en las mismas manos. Por ello resulta sorprendente que el Gobierno no cuente con ningún diario, radio o canal de televisión que difunda sus políticas y logros, todo lo cual queda al completo arbitrio de los medios de comunicación de la burguesía y la derecha.

Fue durante el gobierno de Sebastián Piñera que se desmanteló el diario La Nación, conociendo que era el único medio que respondía a una mirada estatal de la vida pública, de las informaciones y noticias.

Por eso, hoy con dos candidatos presidenciales que son periodistas y que conocen la importancia de contar con medios de comunicación que aseguren el pluralismo y la diversidad de miradas y opiniones en el país, se hace más exigible que nunca una nueva ley de medios que fomente la participación activa de las distintas visiones que se encuentran en Chile y que permita el necesario pluralismo, es decir, las múltiples miradas de construcción de país, algo que por lo demás exige toda democracia.

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook