El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Reflexiones sobre nuestra identidad
Redacción, Diario El Divisadero - 12-08-2017

Si bien muy poco se avanza y menos se habla del tema, la gente siempre se da el tiempo para conversar sobre identidad regional, una materia que no debe circunscribirse solamente a las esferas culturales, sino que debe instalarse en todos los ámbitos sociales.

Para algunos, significa reconocer nuestros principales aspectos diferenciadores con el resto de los ciudadanos/as de Chile y del mundo, pero además, reconocer la diversidad al interior de la región. Se trata también del permanente desafío cotidiano por avanzar en todas nuestras potencialidades, sean estas culturales, económicas, sociales, industriales o turísticas, y por reconocer nuestras limitaciones o las situaciones que obstaculizan nuestros afanes de desarrollo.

Como una zona que ha sido conformada por variadas vertientes de migración, tanto nacionales como extranjeras, muy bien podríamos considerarnos plurales y tolerantes. Pero reconocer que hay diversidad es también una señal interesante cuando se trata de conformar cierta estructura de personalidad territorial. Siempre lo hemos sostenido, no es necesario caricaturizarse para autoproclamarse o sentirse patagón, ya que hay otras corrientes que sostienen que, sin perder el sentido de pertenencia, el cómo vistes, hablas o qué costumbres asumes, es solo parte de la esencia particular o colectiva de un determinado territorio, pero no lo es todo.

Están los nacidos y criados, los venidos y quedados y quienes incluso después de varias décadas deben emigrar, pero no por eso dejan de sentirse patagones/as. En estos últimos meses, el Gobierno se ha visto fuertemente afectado por diversos problemas y situaciones que han deteriorado significativamente su imagen y peor aún, su popularidad.

En fin, han pasado muchas cosas y por eso es que no podemos pretender estructurar y definir nuestra identidad desde una sola mirada o interpretación, ya que precisamente es en la diversidad donde se ha formado esa esencia territorial. Para algunos el silencio, para otros la crítica exacerbada, todos se adecúan a los nuevos escenarios, pero debemos mirar también otros aspectos que pueden potenciar la identidad o personalidad regional, como por ejemplo, desde la educación cívica.

Es aquí donde los medios de comunicación debemos ser capaces de generar un auténtico debate en torno a los temas regionales verdaderamente importantes. Todos los que formamos parte de esta región necesitamos definir mejor las metas y los anhelos colectivos y ponernos a trabajar en torno a ellos.

La identidad o el sello regional supone acrecentar la confianza entre todos, meta para nada alcanzada aún y como medio de comunicación queremos, a través de estas líneas, instar a todos los habitantes de este territorio a ser protagonistas y no meros observadores o críticos de nuestra actual realidad. En la medida que todos aportemos, más orgullosos nos sentiremos de nuestra identidad.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook