El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Cuenta regresiva
Manuel Álvarez Lucero, Antropólogo - 14-11-2017

La carrera llega a su punto final, no queda nada, el tiempo de las campañas llega a su fin, la suerte está echada, el destino de nuestro país está en manos de todos nosotros, los votantes, que este próximo domingo, de manera voluntaria y masiva, concurriremos a las cámaras secretas a marcar nuestras preferencias, cumpliendo un derecho cívico en tiempos de democracia.

Lo primero y lo más importante es que ojalá todos y todas efectivamente vayan a votar, estamos hablando de aquellos que lo hacen por primera vez, de los jóvenes, de los indecisos y de aquellos muchos, que por desidia y flojera, no cumplen con su deber ciudadano. La responsabilidad es de todos, no podemos permitir que nuestros representantes sean elegidos por minorías, no podemos ser tan irresponsables, sobre todo en los tiempos actuales.

Ojalá que los candidatos y/o candidatas por los cuales usted vote sean los mejores, sean transparentes, limpios y sea la verdadera vocación de servicio público la razón que los motiva para acceder a un lugar en la presidencia, el parlamento o los consejos regionales.

Ojalá que no se vuelvan a cometer los errores del pasado. Ojala que no se tropiece de nuevo con la misma piedra, los costos a pagar son muy altos, es un futuro como sociedad lo que está en juego y eso es mucho, demasiado, es algo que no se puede tirar al tarro de la basura.

Como siempre suele suceder, se pierde el verdadero sentido de las cosas y de nuestros actos, no se dimensiona la importancia y el significado de votar por tal o cual determinado candidato o candidata, por lo cual es necesario informarse de la historia de cada de uno de ellos y los verdaderos propósitos que los llevan a acceder al poder político, esto le permitirá poder distinguir y diferenciar claramente las mentiras de las verdades.

No se olviden que los chilenos somos conocidos por nuestro doble estándar, no hay encuesta que valga. A todos les pueden decir que sí, que están con ellos, pero en el momento de la verdad, el voto sigue siendo secreto.

Dicen que con la participación de todos podemos superar los límites de lo posible, ahora es el momento de llevar a la práctica esta consigna, en estas elecciones ojalá todos fueran a sufragar, de forma que se sienta la voz de las nuevas generaciones, la de los postergados de siempre, la de los esclavizados a las deudas, la de los trabajadores precarios, de un pueblo entero. La participación social es la única verdad.

La cuenta regresiva ha comenzado, es tiempo de informarse, por todos los medios posibles, revise el historial de cada uno de los candidatos y candidatas, por sus obras los conoceréis, revise sus palabras, analice sus discursos, descubra los errores, las falsedades, las omisiones, las promesas incumplidas. La información está al alcance de todos.

Para quienes argumentan “Da lo mismo por quien votar” o “Salga quien salga voy a tener que seguir trabajando igual”, convénzase que no es así y que esas afirmaciones son falsas, producto de su poca educación cívica y los tiempos que le toco vivir, pero aún es tiempo de aprender, piense en sus hijos, en sus nietos, en las nuevas generaciones y en el modelo de sociedad que queremos y necesitamos construir. Vaya a sufragar y vote por quien quiera, pero debidamente informado.

De esta forma no ganaran los candidatos o candidatas con más promesas, ni los más párafernalicos, ni quienes pusieron más letreros, ni quienes sonrieron o saludaron a más personas en la calle, en sus casas o en las ferias masivas, ganaran aquellos y aquellas con propuestas sinceras, verdaderas y comprometidos por vocación con una sociedad mejor, con más equidad, con menos desigualdad.

Mucha convicción y un poquito de suerte.

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook