El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
A seis días de las elecciones
Redacción, Diario El Divisadero - 14-11-2017

Estamos a seis días de las elecciones y más allá de las percepciones, estadísticas y tendencias, la incertidumbre social y la tensión política de estas últimas horas de campaña, son la evidencia más palpable de una actividad política que sigue gravemente enferma, distanciada de la gente e incapaz de generar la más mínima señal de optimismo y esperanza, todo lo contrario a lo que la ciudadanía espera. 

Por ello abogamos por la máxima de poner en valor el temple y la fuerza interior de cada aisenino y aisenina, y validar la premisa de que nuestro desarrollo no puede ser una consecuencia del azar, ni menos un ofertón de los candidatos y candidatas, sino que por el contrario, el desarrollo de este territorio debe inspirarse en el capital humano, en ser capaces de exigir consensuadamente, con unidad y convicción, medidas o políticas que generen progreso para todos/as y nos encamine a lograr las metas colectivas que como habitantes de Aysén nos hemos trazado y que por años hemos priorizado.

Cada uno/a debe estar permanentemente evaluando la gestión de las autoridades y con ello el modelo que sustenta nuestra democracia. Sabido es que en los más recientes procesos electorales la representatividad se ha visto seriamente condicionada y han surgido también otras aristas que claramente marcan un antes y un después en nuestras últimas dos décadas de democracia. Lo ideológico una vez más, lejos de sumar, sigue provocando fricciones, distancia entre los ciudadanos, pero a la vez, es la lógica que condiciona los procesos electorales, viéndose fuertemente amenazada por la irrupción de los movimientos sociales.

Los gobiernos se desmarcan de lo ideológico y han comenzado a conjugar nuevas construcciones para seducir a los electores, para cautivar a quienes simplemente conciben el desarrollo o el progreso con una mirada menos doctrinaria y más técnica.

Pero para que esto funcione, se requieren condiciones adecuadas para poder sumarse a cualquier iniciativa tendiente a mejorar las condiciones de vida de la gente, se requiere profundizar la democracia a través de la participación ciudadana y valorar sin ningún tipo de temor, la importancia del consenso y del disenso como componentes fundamentales de la diversidad que caracteriza a toda sociedad.

En el caso de nuestro territorio, están definidos, desde hace bastante tiempo, sus pilares fundamentales de productividad y desarrollo, como es el caso de la acuicultura, la minería, el turismo y la ganadería, lo que requiere, por supuesto, de la elaboración de estrategias para potenciarlos o bien fortalecer las debilidades que, por supuesto, existen y que a la larga pueden transformarse una gran limitante para hacer que el desarrollo productivo deje una impronta potente en la región y su gente.

Hoy, el Gobierno y la comunidad, pueden perfectamente comenzar a delinear la ruta por la cual debe transitar el desarrollo que los aiseninos/as anhelan, apostando al diálogo y al entendimiento, a nuevas alianzas y desafíos concretos que faciliten los objetivos comunes que se puedan trazar.

Videos
Ver todos
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook