El Tiempo, Coyhaique
Busqueda
Del plan de descontaminación y el área marina ¿protegida?
Peter Hartmann, Coordinador Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida - 15-11-2017

Mientras HidroAysén vuelve a tomarse el tapete, se nos van quedando en el tintero otros temas importantes como el Plan de Descontaminación de Coyhaique y el Área Marina Costera Protegida de Múltiples Usos de Pitipalena-Añihué.

Respecto al anteproyecto del nuevo Plan de Descontaminación Atmosférica de Coyhaique, el que ahora incorpora también las micropartículas 2,5 y sobre el cual hubo oportunidad de entregar observaciones, vale concluir que aparte del avance de incluir al fin las partículas más peligrosas, es muy parecido al plan anterior, demasiado, y su calidad deja harto que desear.  

De lo poco novedoso ahí, aparece que se incluye el control sobre vehículos  humeantes  y que  se hará un estudio para analizar la utilidad de dispositivos descontaminantes de humo de leña ¡Eso con un plazo de tres años! Por nuestra parte, seguimos esperanzados en que  el Ministerio de Medio Ambiente incorpore al Plan un eje de mejoramiento ambiental urbano, esto es, ocuparse de la absorción de partículas y mejoramiento de la calidad del aíre mediante reverdecer la ciudad. También echamos de menos un eje de otras medidas urbanísticas y de ordenamiento territorial  y un eje de diversificación energética, lo cual por ahora solo queda en medidas indirectas como el recambio de calefactores. Por otra parte, tenemos aprehensiones respecto al resultado de las medidas para obtener leña seca. 

Esto es, con una ordenanza municipal recién para el 2019 y otras también de mediano plazo, como que el equipamiento de educación y salud, que debieran dar el ejemplo, sean eximidos de cumplir con los estándares exigidos y con eso de cumplir las medidas de pre y emergencia (o sea, ellos pueden seguir humeando)¡ hasta el 2020! También nos llamó la atención el escaso involucramiento del municipio en el plan y el desinterés institucional en dar a conocer el anteproyecto (que ni siquiera incluía un plano del área que abarca, quedando la interrogante si era la ciudad o la comuna) y la posibilidad de observarlo. Hasta dio la impresión de que pretendían que pasase desapercibido para evitar controversias electorales (que igual hubo alguna). 

En cuanto al AMCP de Pitipalena-Añihue,  la verdad es que mientras más  conocemos de su estado y lo que pasa ahí, más tristes nos hemos estado poniendo y cada vez nos convencemos más de que en Chile nos gustan los títulos honoríficos, como por ejemplo el Patrimonio Mundial de Valparaíso y tantos monumentos nacionales abandonados a su suerte y ahora las áreas marinas protegidas, pero hacemos poco porque ahí se cumpla ese título y la protección sea algo real. Peor aún, con ese título se pretende hacer buenos negocios, los que así evidentemente no van a durar mucho. O sea, todo esto es muy poco sustentable y más bien “chanta”.

En estos días estamos publicando con Héctor Kol nuestros descubrimientos de que en esa AMCP-MU de Pitipalena-Añihué  hay ocho salmoneras (aceptadas o impuestas ahí por el Comité de Ministros del gobierno pasado), de las cuales siete tienen constantemente serios problemas ambientales (enfermedades hidro-transmisibles, Caligus  y uso de pesticidas) , cinco de frentón debieran ser expulsadas de ahí al haber estado anaeróbicas (colapso ambiental) y 3 están ilegales fuera de sus concesiones.

(www.aisenreservadevida.cl/2017/10/pitipalena-anihue-area-marina-costera_31.html)

Por eso nos preguntamos ¿Cómo es posible que el Ministerio de Medio Ambiente y el WWF hagan vista gorda y avalen  tal situación, es más, habitualmente aparezcan aliados de los salmoneros y de su pseudo  “producción limpia y sustentable” (lo cual por definición es imposible). A esta triste realidad, se sumó el que el lunes  6 nos enteramos por los resultados de un monitoreo de la Universidad Austral, que todos los recursos bentónicos del área están sobreexplotados y que en todos los sectores de interés biológico hay áreas de manejo otorgadas. O sea, en lo que respecta a recursos no hay nada realmente protegido y que el área  está convertida en de Múltiples Usos Marinos No Protegidos. A su vez, vemos que la comunidad de Marín Balmaceda y sus pescadores están muy motivados con “su” área protegida y preocupados de cómo llegan pescadores de más al norte a depredar sin que exista control (los marinos se defendieron de que no tenían como). Por otra parte, en la seremi de Medio Ambiente, se muestran inhabilitados para poder tomar medidas y esperan que  la nueva Subsecretaria de Biodiversidad y Áreas Protegidas les otorgue facultades y medios para hacerse cargo de la protección efectiva. 

Videos
Ver todos
+ Artículos de
Twitter
Portada
Editorial
Ver todas
Facebook