¿Dónde queda la participación ciudadana?
Patricio Silva - Sociólogo - Movimiento Autonomista
Columnista, Colaborador - 12-10-2018

Muchos de los procesos institucionales del Estado, tanto nacionales como locales, propenden a generar espacios de participación ciudadana y muchas de ellas también tienen la arrogancia de proclamarse vinculantes. Es así, que entonces quisiera invitar a que reflexionemos y repensemos este término tan manoseado y trivializado.

Más allá de las definiciones conceptuales, que dicho sea de paso son bastantes imprecisas y amplias, la participación ciudadana busca que la ciudadanía pueda decidir sobre asuntos públicos. Una tarea no menor, si lo que siempre se exige es democratizar el poder político, o en simples palabras, que nuestras opiniones y observaciones sean tomadas en cuenta a la hora de implementar cualquier tipo de proyecto, tanto local como nacional. Esto debería empoderar a la sociedad, ya que apuesta a ser “la voz del pueblo”.

El problema es que lo que hoy conocemos por participación ciudadana, se concentra en la forma y no el fondo. Cuando menciono que la participación ciudadana se concentra en la forma, responde a la pregunta del ¿Cómo se hizo? Pero también del ¿Con quienes se hizo? Para el Estado de Chile, estas interrogantes son mucho más cruciales para considerar que hubo una participación ciudadana efectiva, no importando así las discusiones de fondo y sus deliberaciones. Solo se busca legitimar instrumentos donde se recopila información y observaciones, pero pretenden serán incluyentes, sino más bien, excluyentes, porque las decisiones finalmente pasan por las autoridades de turno y no de quienes fueron parte de esas participaciones ciudadanas.

Esto convierte a las participaciones ciudadanas en meros espectáculos públicos, donde no importa lo que se dice, si no quienes lo dicen y cuanto se dice. Espacio que muchas veces son puntuales y específicos, vale decir, solo ocurren una vez y son irrepetibles. Obviando el hecho de que quizás mucho de lo que una persona pueda decir no va tener ningún tipo de incidencia a la hora de sistematizar la información. Tenemos así, un modelo de participación ciudadana que busca ostentar de actores sociales y representantes de diferentes tipos de organizaciones, para darle legitimidad a los asuntos a discutir. Legitimación, que por cierto, sirve de “caballito de batalla” para salvaguardar cualquier acción que se haga en adelante, para que no digan que no escucharon a la ciudadanía. Así es, como de manera reiterativa y ya durante bastantes años se ha tergiversado el sentido de la tan preciada participación ciudadanía.

Lo terrible viene después, cuando esas mismas personas, con mucha voluntad y entrega por la tarea pública, se van frustrando con el pasar del tiempo, porque saben que aunque tengan mucho ímpetu, todo parece estar “ya cocinado”. Es así, que volvemos a la misma sensación de que la opinión y decisión de la ciudadanía no parece ser reflejada, ni tener cabida en las decisiones políticas que se sustentan justamente de aquello. 

Con esto no se busca negar la importancia de la participación de las comunidades y territorios en los espacios que se dicen ser decisivos, sino por el contrario, ser conscientes que la participación de la sociedad debe ser activa y preponderante en el tiempo. La participación ciudadana se puede dar de muchas formas posibles, no solo siempre al alero de lo institucional, es ahí, mediante una organización de los vecinos y vecinas, que es posible ir reconfigurando una comunidad que se ha ido perdiendo. Pero no esperemos que en pequeños lapsos de tiempos, tener zanjados problemáticas que nos ha ido aquejando durante las última décadas. Reestablecer la comunidad es un fin en sí mismo, pero tenemos que darnos el tiempo y espacio necesario. Cuando realmente nos vayamos involucrando, tomando confianza, vinculándonos con nuestro entorno; cuando las discusiones sean de fondo, aprenderemos a discutir, aprenderemos a consensuar, es ahí, cuando la participación ciudadana pasa a segundo plano, porque el sentido de comunidad va a prevalecer y nos vamos a poder entender, que es lo que realmente cuesta hoy en día.

El Divisadero TV
Las casas más antiguas de Coyhaique
Ver todos
Noticias Recientes
Padre de joven desaparecido en Aysén asegura que la PDI habría ocultado pruebas
Promulgan decreto que crea Área Marina Costera Protegida en Tortel
PRI-D responde a Calderón: "Las obras le pertenecen a Chile, no a un gobierno"
Parque Patagonia: Federación de Turismo critica "señales confusas" del gobierno
Portada
Cultura
Katty Kowaleczko y Alejandro Castillo se presentarán este fin de semana en Coyhaique
Panoramas
Taller sobre el juego de La Taba patagona