Santuario de la Naturaleza en río Cuervo: Una utopía posible
Patricio Segura Ortiz, Periodista. psegura@gmail.com - 18-08-2020

Cómo no alegrarse por la conformación de una nueva área protegida.  Es una noticia siempre bienvenida, porque si algo requiere el planeta hoy es la protección de sus ecosistemas y, con ello, de nuestra propia existencia.  Y si es en Aysén, con mayor satisfacción se recibe el anuncio.

Es la sensación primera que deja la información del Ministerio del Medio Ambiente comunicando que el Comité de Ministros por la Sustentabilidad recientemente aprobó la declaratoria de Santuario de la Naturaleza “Meullín-Puye”, área privada de 29 mil hectáreas en la cuenca del río Cuervo.  Es, en el fondo, la culminación de un trabajo que durante ya varias décadas la ciudadanía de Aysén, desde los tiempos de Alumysa, viene desarrollando para proteger tal prístina y excepcional área.

Fue en marzo de 2018 que se constituyó la Fundación Kreen en Santiago, cuyos estatutos fueron aprobados el 27 de abril del mismo año por el Municipio de Las Condes.  Sus objetivos son amplios, ligados a la conservación, investigación, difusión sobre espacios naturales y biodiversidad, contexto bajo el cual se impulsa el nuevo santuario de la naturaleza.  

Una necesaria acción, considerando que según recuerda la propia fundación en su cruzada “se trata de un ecosistema único, con un nivel de intervención antrópica casi inexistente. Los lagos Yulton y Meullín son de los pocos lagos en Chile donde no hay registros de presencia de salmónidos (especies introducidas) lo que permite que haya poblaciones grandes y sanas de especies de peces nativos como la peladilla (Aplochiton zebra), el puye gigante (Galaxia platei) y el puye (Galaxia maculatus), todas en categorías de conservación”.   El área cuenta con “más de 2.800 hectáreas de humedales, los que son un importante soporte de biodiversidad, fuente de agua, reguladores de clima local y almacenadores de gases de efecto invernadero entre otras funciones”. 

Desde hace un tiempo se conocen las intenciones de la familia Hurtado Berger en pos de materializar la idea y para lo cual convocaron a actores de la región y las comunidades aledañas a participar en talleres en el proceso de elaboración del expediente.  Un ejercicio positivo de la fundación constituida originalmente por Madeleine y Pamela Hurtado Berger, junto a su fallecido padre Alberto Hurtado Fuenzalida, integrantes de una de las familias controladoras de Embotelladora Andina de S.A., parte de cuya participación remataron en 2018.

Todo esto lo supimos a principios de 2019, preocupados por tanta concesión de exploración minera en el área de los lagos Yulton y Meullín a nombre de dicha organización.  En la pesquisa apareció que el objetivo era la protección del territorio, esperanzadora posibilidad a pesar de que siempre he creído más en la salvaguarda desde el Estado, desde la acción colectiva, que desde iniciativas basadas en la propiedad privada.  

Sin embargo, en este caso tuvo que ser así y bien por ello.  

Porque fue precisamente nuestro Estado el que intentó sistemáticamente la destrucción del hoy santuario.  Por eso hoy llama la atención la celebración del gobierno de Sebastián Piñera ante este nuevo Santuario de la Naturaleza.   Una extensa área que por todos los medios se quiso destruir durante la administración previa del actual Presidente, fundamentalmente a través de la aprobación e impulso que dio su gobierno al proyecto Energía Austral y la represa río Cuervo.  Bajo cuyo embalse quedaría bajo el agua lo que hoy será protegido.

Aysén, en particular, es sintomático.  La actual seremi de Medio Ambiente  Mónica Saldías fue seremi de Energía en aquella época, apoyando con todo el esquema de represas en la cuenca del Cuervo.  En ese contexto se aprobó dos veces (en 2012 y 2013) la inundación del hoy santuario de la naturaleza.  Algo que, en todo caso, reiteró el Comité de Ministros de Michelle Bachelet en enero de 2016.

Si el curso de los acontecimientos hubiera continuado según la voluntad política del gobierno de Sebastián Piñera y de Bachelet hoy no habría nada que celebrar.  Pero, gracias a la movilización ciudadana y el apoyo nacional e internacional, se puede llegar a este punto de protección filantrópica.  

Es posible cambiar de opinión, por cierto. Más aún, es fundamental cuando se ha estado equivocado por tanto tiempo.  Pero un paso fundamental en el proceso es reconocer los yerros, con el fin de no repetirlos en el futuro.  De otra forma suena más a oportunismo que a verdadero cambio de actitud, más aún considerando que el apoyo express que este gobierno ha dado a la declaratoria (poco más de un año de trámite) patrocinada por una sola familia contrasta notoriamente con los oídos sordos ante el clamor de miles de aiseninos y aiseninas, con los mismos argumentos de excepcionalidad ambiental.  

Porque lo que ocurre hoy es la culminación de lo que desde hace años se venía impulsando en Aysén.  De personas como Peter Hartmann Samhaber, en primer lugar, Rodrigo de los Reyes Recabarren, Hugo Díaz Márquez, Erwin Sandoval Gallardo, Daniela Castro Polanco, la ONG FIMA,  entre tantos y tantas otras que durante tres décadas trabajaron por salvar dicha cuenca de las garras del extractivismo minero y energético.

Estas palabras no son accesorias.   Porque hoy este mismo gobierno, con los mismos argumentos del progreso a todo evento, impulsa iniciativas mineras y salmoneras en zonas de incalculable valor ambiental.  ¿Será necesario, para salvaguardarles, que llegue nuevamente una millonaria fundación familiar?

El Divisadero TV
Aguas Patagonia
Ver todos
Noticias Recientes
Organizan marcha para exigir justicia por brutal agresión a joven de 16 años
Julio Uribe inscribió su candidatura a la alcaldía de Aysén
Denuncian colapso del vertedero de La Junta y falta de reacción del municipio
Proyecto de Presupuesto FNDR 2021 contempla alza del 4% para la región
Portada
Cultura
#AysénEn2Instantes: La farmacia Vidal
Panoramas
2ª Peña Virtual "Quédate en Casa"