¡A reducir los gases efecto invernadero!
Peter Hartmann, Coordinador Coalición Ciudadana por Aisén Reserva de Vida - 22-09-2021

Finalizamos nuestra columna anterior diciendo que nos llamó la atención la conclusión a que se llegó en los talleres de Carbono Neutralidad del Ministerio del Medio Ambiente, y en la cual coincidimos, de la necesidad urgente en reducir el uso de energía y cambiar a energías renovables, cambiar nuestra alimentación (menos carne), transporte más eficiente y reducir el consumo. Indudablemente una tarea para todos ¡y en la cual el Estado debiera dar el ejemplo y también tomar iniciativa en rayar la cancha!

En esto del cambio climático, habitualmente la gente se pregunta ¿qué culpa tenemos nosotros los simples ciudadanos de haber llegado a este punto cuando indudablemente no somos nosotros quienes producimos las toneladas de gases efecto invernadero, GEI, y ni siquiera como país somos importantes en eso? Y se preguntan en ¿por qué no se cargan a los grandes responsables en vez de hacernos sentir culpables a nosotros?  Bueno, si bien no dejan de tener razón y no hay porque sentirse culpables, sino que más bien somos víctimas, esto también se trata de participación ciudadana, de sentirnos haciendo algo al respecto, en vez de quedarnos inmovilizados por el miedo o la ansiedad y esa sensación de que somos nadie. 

Si bien nuestra participación en evitar mayor producción de gases nos hará sentir con nuestra conciencia más limpia, también hay harto que hacer para evitar que las consecuencias que trae consigo el cambio climático no nos golpeen demasiado duro. Eso sería adaptarse. Y claro, también se puede hacer mucho como ciudadano informado y consciente en denunciar a los responsables y en presionarlos y boicotearlos. Aquí es donde el consumo responsable y el voto democrático tiene mucha importancia. Y por eso la importancia de contar con información fidedigna.

Si sabemos que entre las 100 empresas más contaminantes y más responsables de los GEI están algunas que también están en nuestro país, seguro que algo podemos hacer para hacerles sentir nuestro enojo. ¿Les suena Chevron, Exxon, Shell, BHP Billiton, Petrobras?  ¿O las estatales árabe saudita Saudi Aramco, la mexicana Pemex y Petróleos de Venezuela? ¿O alguno de esos famosos equipos de futbol inglés y francés financiados por los petroleros árabes y rusos?  Si bien acá tal vez no lleguemos a acciones legales como aquella que tiene a Shell en las cuerdas en Holanda o que como accionistas le están exigiendo cambios a Chevron y Exxon en Estados Unidos, sí podemos boicotearlos o hacerles ver a sus respectivos estados de lo mal que actúan. Algo así como cuando Trump se negaba a admitir la existencia del cambio climático, siendo presidente de la segunda nación más contaminante del planeta y se ganó el repudio de casi todo el mundo. Por lo demás, la primera contaminadora es China, nuestro principal socio comercial y nadie se atreve a enrostrarles su responsabilidad. ¿Y también la nuestra en consumir productos chinos o estadounidenses? A eso nos referíamos antes, si bien el sistema nos quiere ver como consumidores, en eso también tenemos nuestro poder de hacerles cambiar. Y si se hace con Carozzi ¿¡por qué no con estos!?  Por cierto que para ello se requiere estar informado y un mínimo de organización. Para empezar, si va a consumir use su cerebro antes y trate de revisar su complicidad. Mientras más industrializado y lejos el origen de lo que consume, peor. Mientras más energía, petróleo y carbón de por medio, peor.  Prefiera productos locales, nacionales, cercanos y que tengan baja huella de carbono, sustentables, de empresas social y ambientalmente responsables. O mejor aún, trate de ser autárquico, producir su propio alimento y energía. Al menos algo. La idea es comprar solo lo que realmente necesite, reparando y reutilizando y prefiriendo productos de más calidad y duración y aquellos reciclados o reutilizados. ¡Si no necesita tanto cachureo, tanto plástico, tanta ropa, ni cambiar de computador, teléfono, TV cada año!

Ahora, en lo que respecta al consumo de carne, ahí la mayor huella es la de vacuno. Y no se trata de que Ud. se vuelva vegano de un día a otro, sí de que puede ir bajando su consumo, eso ya es una ayuda. También para su salud. En todo caso, las arvejas también aportan proteína y casi no tienen huella. Claro, también se podría hacer mucho en evitar que esos gases de las fecas del ganado se vayan a la atmosfera y tratar de utilizarlos como combustible, al igual que con el metano de basurales. En el transporte y la pesca también se puede bajar consumo de petróleo al optimizar la logística y la velocidad de crucero. Y es necesaria la mantención de los equipos de frio.

Y también hay otra diversidad de acciones en las cuales se puede aportar positivamente. Como en plantar árboles y evitar los destruyan (también con mutilaciones), exigir y colaborar con áreas verdes y arborización de su poblado y ciudad y caminos públicos, restaurando bosques y cuencas, evitando se destruyan las turberas, bajando el consumo de concreto y plástico, evitando viajes superfluos. ¡Y por supuesto también puede aportar convirtiéndose en activista y dando el ejemplo!

El Divisadero TV
PATRIMONIO BAJO AMENAZA | Casas patrimoniales de Coyhaique
Ver todos
Noticias Recientes
Celebran Día Nacional de la Música en Parque Vicente Previske de Cochrane
Presentan diseño de barcaza que será licitada a fin de año para complementar a La Tehuelche
Molestia en agrupaciones de Derechos Humanos por palabras de ex subsecretaria de Bachelet
Sistema frontal deja destrozos y anegamientos en Aysén y Chacabuco
Portada
Cultura
Artista coyhaiquina es la creadora de mural en homenaje a Gabriela Mistral en Temuco
Panoramas
Semana de la GeoPaleontología