El camino que todos queremos
Orlando Baesler Heger, Arquitecto - 14-10-2021

La gente que no está ligada al acontecer político y que conforma la inmensa mayoría de la población, que en un porcentaje cercano o mayor al cincuenta por ciento no acude a votar, se pregunta, con mucha razón, acerca de los motivos que impulsan a ciertos grupos o sectores “progresistas” a tratar de sacar al Presidente de la Republica de su cargo antes de que se cumpla su periodo constitucional.

Considerando que el mandato del actual Presidente está prácticamente concluido y que en los próximos meses el país contará con un nuevo Primer Mandatario. ¿Cuál es entonces la urgencia? ¿Cuál es la angustia de la izquierda radical para cercenar un periodo que ya está terminado?

Insurrección callejera, ataques a la fuerza pública, interpelaciones, acusaciones constitucionales, vulneración constante del estado de derecho y en general una serie de actividades destinadas a tratar, de algún modo, desestabilizar al Gobierno han sido la tónica permanente de una oposición que sin tener propuestas claras se ha lanzado a una campaña de ataques destinados a la destrucción sistemática de la institucionalidad vigente.

Consideremos también la acción política de organizaciones controladas por el partido comunista, como el Colegio Médico, el Colegio de Profesores y la CUT, que agotaron todos los esfuerzos intentando desprestigiar y torpedear la acción del Gobierno, especialmente en asuntos relativos a la salud pública. No está demás mencionar la destrucción de nuestra Carta Magna, la ocupación ilegal de grandes sectores del territorio nacional en la Araucanía y todo tipo de activismo reaccionario, terrorismo y violencia extrema a fin de generar el caos y el descontento.

Todo lo anterior solamente revela un temor ya indisimulado de la izquierda ante el avance sostenido del sector de centro derecha en las preferencias ciudadanas y en especial el fortalecimiento indiscutido de la opción de José Antonio Kast, que a pasos agigantados se acerca a un estancado nivel de crecimiento de la propuesta de Gabriel Boric, lo cual hace que muchas personas entren en una desesperación que les induce a utilizar todo tipo de estrategias del pasado. Para frenar lo inevitable. Sumase a esto la pelea por el tercer lugar entre Sichel y Provoste, lo cual vuelve a transformar la actividad política en un muy triste espectáculo.

Al parecer, la izquierda teme profundamente que al fin de cuentas la comunidad no crea a ciencia cierta la narrativa instalada por los medios y organizaciones que controla y finalmente considere que el gobierno de Piñera no ha sido tan desastroso como señala el relato progresista  ya que pese a todas las debilidades y falencias que demostró ante la subversión que se organizó y financió para derrocarlo ,logró mantener una estabilidad económica, hacer frente a la pandemia en forma ejemplar y continuar el funcionamiento de las instituciones pese a que debió transar prácticamente en todo lo que las masas vociferantes exigían con violencia ,lo cual derivó en la entrega de la redacción de un nuevo texto constitucional a personas sin las capacidades intelectuales suficientes para emprender tan delicada tarea.

Un nuevo gobierno de derecha, simplemente significa la reducción del extremismo y del comunismo a su mínima expresión, el fin de los engaños progresistas y el reencuentro de nuestra Patria con el camino que todos queremos.

El Divisadero TV
PATRIMONIO BAJO AMENAZA | Casas patrimoniales de Coyhaique
Ver todos
Noticias Recientes
Gobierno Regional reintegrará a funcionarios desvinculados ante orden judicial
Celebran Día Nacional de la Música en Parque Vicente Previske de Cochrane
Presentan diseño de barcaza que será licitada a fin de año para complementar a La Tehuelche
Molestia en agrupaciones de Derechos Humanos por palabras de ex subsecretaria de Bachelet
Portada
Cultura
Artista coyhaiquina es la creadora de mural en homenaje a Gabriela Mistral en Temuco
Panoramas
Semana de la GeoPaleontología